jueves, diciembre 01, 2005

A ella... (Arthur Rimbaud)



En el invierno viajaremos en un vagón de tren
con asientos azules.

Seremos felices. Habrá un nido de besos
oculto en los rincones.

Cerrarán sus ojos para no ver los gestos
en las últimas sombras,
esos monstruos huidizos, multitudes oscuras
de demonios y lobos.

Y luego en tu mejilla sentirás un rasguño...
un beso muy pequeño como una araña suave
correrá por tu cuello...

Y me dirás: «¡búscala!», reclinando tu cara
-y tardaremos mucho en hallar esa araña,
por demás indiscreta.

5 Comments:

At 3:11 p. m., Blogger Claudia Angel said...

Un día de estos me iré en un bagon sin rumbo, sabes que el pasado atras quedó y el futuro me es un poco indiferente...espero que los asientos sean azules como este lindo poema de Rimbaud...

los días se gastan como hojas de cuaderno y ya hay tanto escrito que me da lata leer hacia atras..quizas que nos deparará el destino..en este tren...quizas que arañas e insectos nos esperarán...

 
At 2:08 p. m., Blogger Rodrigo Z. said...

Para mi chica de ojos ahumados, el "primer vidente de la poesía" me mata... y muerto me da vida.

En español, las versiones mudan de acuerdo al traductor, mas esta está muy buena.

Me encanta el tren, e imaginar una araña recorriendo el cuerpo de ella... (o él, en el caso de arthur) me parece al menos incitante.

Un abrazo.

R.

 
At 4:18 p. m., Blogger Calabaza del Diablo said...

Ven aquí,
acércate al fuego
que arde en los ojos obscuros
de la noche de los animales.
Y oye como chispea sobre las manos
con sus juegos de terciopelo.
Así también nosotros.

 
At 1:05 p. m., Anonymous Anónimo said...

moriré en aquel rincón oscuro
donde yacen mis mas tristes pensamientos
mientras los platos sucios se amontonan hartos ya con la rutina,
seguiré escapando con el recuerdo de tu presencia, el olor embriagador de los claveles muertos entrando por la venta, observando como mueren las rosas en el partio de atrás...
seguiré esperando que regreses amor, aqui te estaré esperando

 
At 1:13 p. m., Anonymous Anónimo said...

...soñe que las noches no eran tan solitarias, ni que la luna me observase pensando < pobre loco solitario>,
pensé incluso por un instante, que la música de jazz que sonaba por la radio, era fruto de querer oir algo agradable ,y al igual que aquel solitario gato en mi tejado ,yo tambien sentia la sensaciòn de que me faltaba algo.
agaché mi cabeza con la esperanza de que al levantarla se hayan marchitado las primaveras.
.
Le volví a escribir tres versos a cambio de una melodia dibujada con su sonrrisa,
lástima que todo fuese imaginaciòn mia, aquella hubiese sido una moche estupenda.

(paco poco peca) facebook

 

Publicar un comentario

<< Home