domingo, marzo 26, 2006

Una mujer en azul


Una mujer en azul siente su piel blanca y sedosa
levemente perfumada y firme como una fruta.

Una mujer en azul peina su cabellera todas las noches
frente a un espejo iluminado por una pantalla china.

Una mujer en azul se abraza en las noches solitarias
a su propia sombra.

Una mujer en azul se pinta los ojos con khol
como lo hiciera hace quince años
cuando todavia su respiración iba a la par con sus latidos
cuando sus impulsos le ganaban a sus intuiciones
cuando sus pasos le ganaban a sus pensamientos
cuando ser bella era solo sonreir
y perfumarse un poco, sólo un poco.

Una mujer en azul se queda mirando la noche
mientras ésta avanza sin contemplaciones

Una mujer en azul quisiera ser acariciada
y recorrida
y deseada
Con el deseo desesperado
que sólo crece al calor del fuego azul.
Una mujer en azul no quiere envejecer
sin haber sido tocada por el fuego azul........

4 Comments:

At 7:08 p. m., Blogger Luis Alejandro Bello Langer said...

Por el título, hice el contrapunto mental con la "Lady In Red" de una balada ochentera. Se te notan los sentimientos al escribir y eso es bueno, das una sensación a quien te lee. Saludos.

 
At 12:15 p. m., Blogger xiao mei said...

que bello!! creo que de cierta forma todas tenemos algo de azul...y que nunca destiñe con los años, por el contrario, a veces aumenta


saludos

 
At 11:45 a. m., Blogger indianguman said...

Qué coincidencia, yo también escribí algo que habla del soplo azul...

 
At 8:54 p. m., Blogger gonzalo said...

no pude dejar pasar la coincidencia, aquí va mi poema sobre el tema.

Tú eres mi azul,
y digo en serio: mi azul,
mi abrigo, mi sueño.

Dónde están tus manos?
Acaso hurgando mi ropa
y buscando aquel olor
sobre una cama tuya
en el piso tercero
de un inmenso paraíso.

Dónde estás cuando no estás?
Acaso mueres en días animales de otoño
mientras yo camino junto al mar
y recojo mis pensamientos
y rosas de cristal.

Dónde estás cuando quieres estar conmigo?
Quién te detiene entonces?
Acaso tú cuando no eres tú?.

Dónde estarás cuando quieras estar
conmigo
y el anciano viento de la tarde
no conozca ya mi nombre
ni aquel olor
ni aquel azul
que sólo fue:”mi azul”.

 

Publicar un comentario

<< Home